viernes, 3 de abril de 2020

Babka


Este dulce está asociado a dos versiones; la cristiana y la que os traigo hoy, la judía. 


La versión judía, se trata de una masa ligeramente dulce rellena de chocolate o bien de una mezcla de canela y mantequilla, que se trenza en el formado. Generalmente se recubre con streusel, una mezcla de harina, azúcar y mantequilla que tras el horneado le da un toque crujiente.

El sabor de esta babka es simplemente perverso. El exterior se ve intenso, pegajoso, pero una vez que se enfría se transforma en una capa fina y crujiente de puro placer


Os animo a probar esta verdadera delicia que, estoy segura, repetiréis en más de una ocasión.


Ingredientes:
  • 310 gr harina de trigo multiusos 
  • 107 gr  leche entera (fría de la nevera)
  • 2 huevos L
  • 100 gr mantequilla sin sal a temperatura ambiente)
  • 29 gr  azúcar 
  • 8 gr sal
  • 139 gr  masa madre
Relleno:
  • 200 gr de azúcar moreno
  • 42 gr de mantequilla derretida
  • 15 gr de harina para todo uso
  • 8 gr de canela molida
  • 1/4 cucharadita de sal
Almíbar:
  • 55 gr de azúcar
  • 60 gr de agua
Preparación:

  • En el bol, de la amasadora con el accesorio de gancho para masa, añadimos la masa madre , la harina , la leche entera, la sal y la mitad del azúcar. Mezclamos hasta que todo esté incorporado. Dejamos que la masa descanse, sin cubrir, durante 10 minutos.






















  • Después del descanso de 10 minutos, agregamos los huevos y mezclamos a baja velocidad hasta que se incorporen. Aumentamos un poco la velocidad de amasado y vertemos lentamente el azúcar restante. Mezcle por otros 2 minutos hasta que la masa vuelva a unirse.

    Sin dejar de amasar, vamos añadiendo la mantequilla, poco a poco. Añadimos un trocito y cuando la masa lo haya absorvido añadimos otro, asi hasta integrarla por completo. Puede llevarnos alrededor de 7 minutos mezclar toda la mantequilla con la masa. Después de agregar toda la mantequilla, continúamos amasando durante unos minutos más hasta que la masa se suavice y una vez más comience a aferrarse al gancho de masa. La masa debería estar casi completamente desarrollada en este punto.
  • Colocamos la masa en un recipiente para hacer la primera fermentación. Cubrimos y dejamos levar a temperatura ambiente durante 2 horas. Pasado este tiempo, guardamos la masa en la nevera hasta el día siguiente.

  • Antes de sacar la masa de la nevera, preparamos el relleno de azúcar moreno y canela. En un tazón, mezclamos todos los ingredientes, tapamos con film y reservamos.


  • Sacamos la masa de la nevera y estiramos sobre una superficie enharinada. Con un rodillo estiramos la masa en un rectángulo de aproximadamente 25x30 cm.


  • Con una espátula extendemos el relleno sobre la masa dejando aproximadamente 1/2 centímetro en los bordes. Enrollamos la masa en un cilindro apretado. Es importante que el rollo quede bien apretado.


  • Con un cuchillo afilado, cortamos el rollo a lo largo para abrirlo por la mitad dejando a la vista las capas de masa y relleno.

  • Trenzamos la masa uniendo bien los extremos. Colocamos la trenza en un molde para plum cake previamente engrasado o forrado con papel de horno. Cubrimos el molde y dejamos levar la trenza durante al menos 2 horas, aumentará lentamente y no llegará a doblar su volumen.

  • Precalentamos sel horno a 176 °, calor arriba y abajo.

  • Cuando nuestra masa esté a punto metemos el molde en el horno y horneamos durante 35-40 minutos. Vigilando en los últimos 10 minutos del horneado, si se dora demasiado, podemos bajar un poco la temperatura.

  • Mientras se hornea, preparamos el almíbar. calentamos el agua con el azúcar hasta que la mezcla burbujee y el azúcar se haya disuelto por completo. Dejamos que se enfríe.

  • Sacamos del horno y colocamos sobre una rejilla.  Con un pincel de repostería, aplicamos una capa almíbar. Dejamos que el babka se enfríe durante 10 minutos en la molde y sacamos. No lo dejes enfriar mucho más tiempo o será difícil sacarlo del molde.

  • Dejamos reposar sobre una rejilla hasta que se enfríe al tacto. O mejor durante 1 hora para que la corteza se vuelva crujiente.




domingo, 29 de marzo de 2020

Gofres Belgas


¿Quién no ha probado alguna los gofres?
Crujientes por fuera, tiernos por dentro, con un sabor impresionante y con la textura característica que les da el azúcar perlado... Una auténtica maravilla.



¿Y habéis probado a hacerlos en casa?
El placer será doble, os lo aseguro...😍 No os arrepentireis...😋

Os dejo mi versión...

Ingredientes:
  • 125 gr harina de fuerza
  • 30 gr de leche entera
  • 20 gr de agua
  • 1 huevo M
  • 50 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 2 gr de levadura fresca de panadería
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 cucharada de miel
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • 1 pizca de sal
  •  Azúcar perlado



Preparación:
  • Colocamos el bol de la amasadora y añadimos la leche junto con el agua, el huevo, la vainilla, la miel, el azúcar, la levadura y la sal. Mezclamos y vamos incorporando la harina poco a poco, una vez que tengamos toda la harina integrada dejamos que se amase durante 3-4 minutos, hasta obtener una masa elástica. 

  • Comenzamos a integrar la mantequilla poco a poco, y sin dejar de amasar hasta obtener una masa pegajosa. Una vez que tengamos una masa completamente homogénea, pasamos a un recipiente, tapamos y dejamos levar a temperatura ambiente hasta que casi doble su volumen. Luego la dejamos en el frigorífico toda la noche.

  • Una hora antes de preparar los gofres, sacamos la masa del frigorífico. Dividimos la masa en piezas, a mi me han salido 5 gofres de 50 gr aproximadamente. Calentamos la gofrera.
  •  Rodamos las piezas en el azúcar perlado y las cocinamos.En mi caso están listos en 6-7 minutos. Sacamos  y colocamos sobre una rejilla para que templen.
  • Podemos servir con lo que más nos guste, os dejaré algunas días en los próximos días. Pero os aseguro que así, con un poquito de azúcar glas espolvoreado están deliciosos.


viernes, 20 de marzo de 2020

Cruffins de Vainilla y Cardamomo


¿Habéis oído hablar de los cruffins?



El Cruffin es un híbrido de croissant y muffin, es decir, una masa que se destinaría para hacer un croissant, pero que se enrolla sobre sí misma y se coloca en una bandeja de muffins para hornearse. De ese modo logran su aspecto tan característico y llamativo.
Combina lo mejor de ambos. Por un lado la forma, presencia y esponjosidad interior de un muffin y por otro, el exterior de un croissant, con múltiples capas hojaldradas y crujientes de mantequilla. Un dulce que causa furor, en una de las ciudades perfectas para el viajero hambriento, San Francisco.

Esta vez decidí darles un acabado sencillo, impregnándolos con un jarabe de vainilla y algunos, los espolvoreé con azúcar glas. Pero para los próximos os traeré más ideas de rellenos y coberturas.


No podréis resistiros a esta textura supercrujiente por fuera y mullidita y esponjosa por dentro. Y por supuesto con un delicioso sabor a mantequilla. ¿Os atrevéis a hacerlos?



Vamos con la receta...

Ingredientes:

  • 150 gr de harina de pan
  • 150 gr de harina para todo uso
  • 40 gr de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
  • 6 gr de levadura seca instantánea o 15 de levadura fresca
  • 50 gr de azúcar
  • 10 gr de leche entera
  • 1 cucharadita de cardamomo en polvo
  • 4 gr de sal
  • 130 gr de agua tibia

  • 165 gr de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente.

Para el almíbar de vainilla:
  • 100 gr de agua.
  • 100 gr de azúcar.
  • 1/2 cucharadita de vainilla en pasta.

Preparación:


  • En el bol de la amasadora, introducimos todos los ingredientes, menos los 40 gr de mantequilla. Colocamos el gancho y amasamos durante 3 minutos a velocidad baja hasta que todos los ingredientes estén bien integrados. Seguimos amasando durante 2 minutos a una velocidad más alta. Añadimos la mantequilla y amasamos hasta que esté totalmente integrada.
  • Subimos la velocidad, hasta alcanzar una velocidad media, y amasamos durante 12 minutos.La masa tiene que quedar suave y muy elástica, sin ser pegajosa.
  • Formamos una bola y colocamos la masa en un bol. Tapamos el bol con papel film para que no entre aire, y dejamos reposar la masa durante una hora a temperatura ambiente.

  • Colocamos la masa sobre una superficie enharinada, dividimos en cuatro partes iguales y estiramos ligeramente la primera porción para que tenga más o menos el mismo ancho que la máquina de hacer pasta.
  • Colocamos la máquina en posición de apertura máxima y pasamos la masa varias veces por el rodillo. Durante todo el proceso de estirado la masa tiene que estar ligeramente enharinada para que no se pegue al rodillo.
  • Vamos estirando la masa poco a poco hasta llegar al grosor mínimo y obtener una masa finísima, casi transparente. Es importante tratar la masa con mucha delicadeza en todo momento para evitar que se rompa.
  • Obtendremos una tira de masa muy larga. Cortamos esta tira en dos mitades del mismo largo.
  • Cogemos un poco de mantequilla en los dedos y extendemos de manera uniforme sobre las dos tiras de masa. Enrollamos una de las tiras sobre si misma, formando un rulo. Colocamos este rulo en uno de los extremos de la otra tira y enrollamos de la misma forma para obtener un único rulo más grueso.Con la ayuda de un cuchillo muy afilado cortamos el rulo en dos, a lo largo.Enrollamos cada porción en forma de caracol y las colocamos en los moldes. En mi caso utilicé unos aros de emplatar. Mis moldes de muffins son demasiado pequeños.Repetimos la misma operación con las 3 bolas de masa sobrantes. Obtendremos 8 cruffins.

  • Tapamos los moldes y dejamos fermentar a temperatura ambiente de 2 a 3 horas, hasta que los cruffins doblen de volumen.
  • Precalentamos el horno a 200 ºC con aire.

  • Horneamos durante  10 minutos a 200 ºC y 10 minutos más a 190 ºC. 
  • Mientras se hornean, vertemos en un cazo el agua y el azúcar. Calentamos a fuego medio alto, removiéndolo constantemente hasta que rompa a hervir. Una vez hierva lo dejamos unos 10 minutos más o hasta que observemos que tenemos un jarabe un poco denso. A continuación retiramos el cazo del fuego, le añadimos la vainilla en pasta y removemos hasta que se integre perfectamente. Reservamos unos 10 minutos con la tapa del cazo puesta.

  • Retiramos los cruffins del horno, los impregnamos generosamente con el almíbar y los pasamos a una reilla para que se enfrien.


miércoles, 18 de marzo de 2020

Tartaletas Bakewell




La bakewell es originaria de Gran Bretaña y consiste en una base de masa quebrada, cubierta de una capa de mermelada (en su versión más tradicional) y otra capa de una crema de almendras.
Un bocado exquisito, desde luego. Es tan deliciosa como contundente, por eso casi siempre que la preparo la hago en versión tartaleta para compartir.



Me encantan las frambuesas, y creo que en este caso aportan ese sabor y acidez que combina tan bien con la crema de almendras y equilibra el conjunto.


Es un postre muy conocido y seguramente muchos de vosotros ya lo habréis probado y hasta incluso tendréis vuestra propia versión de la receta, pero para los que no lo conozcan o no se hayan atrevido aún a prepararla, os dejo mi versión...


Ingredientes:

Ingredientes para la masa quebrada:

  • 125g de harina
  • 75 de mantequilla fría cortada en taquitos
  • 30g de azúcar glas
  • 20g de almendras molidas o harina de almendra
  • 1 yema de huevo M
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta
  • Una pizca de sal


Ingredientes para la capa de frambuesa:
  • 80g de frambuesas frescas
  • Una cucharada sopera de azúcar común
  • Una pizca de sal
  • Ralladura de lima


Ingredientes para la crema de almendra:
  • 50g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 40g de azúcar glas
  • 50g de almendra molida o harina de almendra
  • 1 huevo M
  • Una pizca de sal
  • Almendras en cubitos, o laminadas

Preparación:
  • Comenzamos preparando la masa quebrada. Mezclamos la harina, la almendra, el azúcar y la sal y lo colocamos en la encimera en forma de volcán. En el hueco central colocamos la mantequilla cortada en taquitos. Mezclamos con las yemas de los dedos frotando la mantequilla con la harina hasta integrarla ligeramente y por último agregamos la yema de huevo uniendo todo hasta obtener una masa, sin trabajarla en exceso, solo lo justo y necesario para que los ingredientes se unan. Si es necesario añadimos un poco de agua fría.Unimos la masa en una bola (sin amasarla, solo unirla) la aplanamos y la envolvemos en papel film. La dejamos reposar media hora en la nevera.

  •  Transcurrido el tiempo la estiramos sobre la encimera enharinada. Le damos un grosor de unos 3mm y cortamos 2 circunferencias cuyo diámetro debe ser mayor que el de los moldes de las tartaletas para poder cubrir el fondo y los laterales. La masa sobrante, la unimos de nuevo, la estiramos, y cortamos la tercera circunferencia. 
  • Forramos con la masa los moldes que tendremos previamente engrasados, los envolvemos en papel film y los llevamos al congelador un mínimo de una hora. 


  • Una vez la masa lista, colocamos sobre ella un poco de papel vegetal y rellenamos con alguna legumbre seca, para impedir que la masa se abombe durante la cocción. Introducimos en el  horno precalentado a 180ºC durante 15 minutos. Retiramos las legumbres y el papel y llevamos de nuevo al horno 5 minutos más para que la base termine de cocerse. Retiramos y reservamos.


  • Para la mermelada de frambuesas, ponemos un cazo al fuego con la fruta, el azúcar,la ralladura de lima y la sal y removemos constantemente hasta que la mezcla comience a espesar. Retiramos, dejamos que pierda calor y rellenamos la base de nuestras tartaletas. Reservamos.


  • Para la crema de almendras, batimos la mantequilla con el azúcar glas y la sal hasta que se forme una crema. Añadimos el huevo y la pasta de vainilla y batimos bien para que se mezclen perfectamente. Por último añadimos la almendra y la harina y batimos lo justo para que se integren. 
  • Colocamos esta crema en una manga pastelera, la ponemos encima de la capa de frambuesas y alisamos la superficie.
  • Espolvoreamos la almendra  en cubitos por encima y llevamos al horno durante 20-25 minutos hasta que la superficie esté dorada.
  •  Retiramos,  desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.
  • Con estas cantidades salen tres tartaletas de 12 cm. 
  • Podéis sustituir la mermelada de frambuesas por la que más os guste, o incluso alguna comercial.

jueves, 12 de marzo de 2020

Donuts de Chocolate y Algarroba


Vamos a por un día redondo con estos donuts, in azúcares añadidos, sin harinas refinadas y muy bajitos en grasas... Además están deliciosos😋

Ingredientes: 

  •  100 gr harina de espelta integral
  • 20 gr de harina de algarroba, o cacao amargo.
  • 1 huevo L
  • 1 plátano
  • 100 gr leche de almendras, o la que prefieras.
  • 5 gr de impulsor
  • 2 gr de bicarbonato
  • Nuez moscada
Para decorar:
  • Chocolate 70%. 0% azúcar/a
  • Cacahuetes tostados
  • Arándanos deshidratados.
Preparación:
  • Hacemos puré el plátano y lo mezclamos con el huevo y la leche.
  • Por otro lado, mezclamos todos los ingredientes secos. Añadimos poco a poco los ingredientes húmedos a los secos, mezclando con unas varillas, sin batir.
  • Llenamos los moldes con la mezcla y llevamos al horno, previamente calentado a 180°, durante 13-15 min.
  • Sacamos, desmoldamos cuando estén un poco tibios y dejamos enfriar del todo sobre una rejilla.
  • Para decorar, derretimos el chocolate con un poquito de aceite de coco y bañamos la superior de los donuts. Espolvoreamos con trocitos de arándanos y cacahuetes tostados.




miércoles, 4 de marzo de 2020

Chocolate Chip Cookies


Después de muchas pruebas... De añadir y quitar ingredientes, de modificar cantidades... 
Por fin! he conseguido lo que tanto esperabais... 😀
Ha llegado mi receta de cookies súper gorditas y blanditas, ¡estilo Levain Bakery! 😍
Galletas crujientes por fuera y muy suaves, casi derritiéndose por dentro. 😋


Receeta super fácil y con poquitos ingredientes.
Vamos con ella...


Ingredientes:
Para 8 cookies
  • 125 g de mantequilla semi-salada
  • 1 huevo
  • 50 g de azúcar
  • 60 g de azúcar moreno
  • 1 cucharadita de pasta de vainilla 
  • 1/2 cuccharadita de impulsor
  • 1/4 cucharadita de bicarbonato
  • 230 g de harina
  • 150 g de chispas de chocolate del  60%

Preparación:


  • Derretimos la mantequilla. Mezclamos los azúcares, la vainilla y la mantequilla derretida. Podemos hacerlo en la amasadora.
  • Agregamos el huevo y mezclamos de nuevo.

  • Añadimos la harina, el impulsor y el bicarbonato y batimos hasta incorporar. Terminamos agregando las chispas de chocolate y mezclamos por última vez.

  • Formamos bolas de masa de 75 gr y congelamos  durante varias horas o mejor durante toda la noche.

  • Precalentamos el horno a 210 ° C.

  • Colocamos las bolitas de masa en una bandeja de horno forrada con papel sulfurizado y llevamos al horno. Cocinamos durante  13-15min. Retiramos del horno, dejamos enfriar un poco antes de pasar a una rejilla para que se enfríen por completo.

Y lo mejor de todo... Probarlas!! 😋












viernes, 28 de febrero de 2020

Whoopie Pies de Remolacha y Chocolate Blanco


¡Qué ricos están estos pastelitos!. Los «whoopie pies» son unos pasteles estadounidenses consistentes en dos bizcochos en forma de galleta, rellenos de frosting de queso, ganaché de chocolate, nata montada, crema pastelera, …
 Lo malo es que como son pequeños los comes sin darte cuenta y en un pis-pas han volado.


Por eso os traigo una versión un poquito más sana, para que podamos comernos "uno más", sin regordimientos...😂


¡Espero que os gusten!

Ingredientes:
 Para la masa:

  • 90 gr. de harina de avena
  • 20 gr de cacao en polvo
  • ½ cucharadita de levadura química en polvo
  •  ½ cucharadita de bicarbonato sódico
  • Una pizca de sal
  • 60 gr. de panela
  • 30 gr. de aceite de oliva
  • 100 gr. de puré de remolacha
  •  1 huevo L
  • 50 ml buttermilk
  • ½ cucharadita de extracto de vainilla

 Para el relleno:

  • 150 gr de chocolate blanco, sin azúcares añadidos.
  • 75 ml de nata líquida para montar.
  • 2-3 cucharadas del zumo de la remolacha o colorante.

Preparación:

  • Para preparar el relleno, calentamos la nata con el zumo de remolacha, retiramos del fuego y añadimos el chocolate blanco. Mezclamos bien hasta derretir el chocolate y la mezcla se haya emulsionado. Tapamos con film y llevamos a la nevera para que se enfríe muy bien.

  • Precalentamos el horno a 180º y forramos con papel de hornear una bandeja de horno. Reservamos.
  • En un bol añadimos todos los ingredientes de la masa y con ayuda de unas variilas de mano o simplemente una espátula, mezclamos todo hasta que la masa sea homogénea y sin grumos.


  • Vertemos la mezcla en una manga pastelera con boquilla lisa y vamos escudillando la masa sobre el papel de hornear formando botones de 4-5 cm. de diámetro, bien separados entre sí.

  • Horneamos durante 10-12 minutos, sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

  • Para el relleno sacamos la ganache de la nevera, ha de estar bien fría. Con una batidora de varillas eléctrica, montamos la ganache hasta que adquiera cuerpo, vigilando que no se nos corte, es cuestión de segundos. Colocamos la ganache en una manga pastelera y vamos uniendo con ella los pastelitos, de dos en dos.

  • En la decoración he utilizado unos 50 gr de chocolate blanco derretido, para hacer unas cuantas filigranas por encima...😛